B I O G R A F I A

M A R I B E L

 

La vocación musical de Maribel se inicia desde la cuna. Su vida venía cargada de notas. Nieta de tenor, barítono y pianista, no podía ser de otra forma. Al nacer, su abuelo materno la acunaba con su voz y cariño, heredándole así la música y un gran corazón. Momentos mágicos que los hicieron uno.

 

Con curiosidad de niña, y su precoz interés musical, se agazapaba en el pasillo a escuchar las noches bohemias, y absorber cada una de esas canciones, que serían parte de su infancia. Cantar se convertiría en su mejor forma de comunicarse. Su abuelo y ella, harían de la música su idioma.

 

A sus cortos 7 años, recibiría su primer guitarra, hecha especialmente para ella. En adelante, los instrumentos y su vida, se convirtieron en una sola cosa. Acordeón, marimba, guitarra, parecían unirse para acompañarla a cada paso.

 

En su trayecto musical ha caminado de la mano de grandes maestros, tanto de guitarra como de canto, como  el mestro Thomas Friedman (comedia musical y ópera) y el maestro Tony Bravo (arreglista y director musical).

 

De esta forma, la vida de Maribel se vuelve impensable sin su compañera inseparable: la música. Se llevan una a la otra en cada poro de la piel, en cada nota, compás y acorde. En cada sonrisa, cada paso, cada emoción como parte de su naturaleza femenina y sensible.

 

Maria del Carmen Sagüés

  • Facebook Social Icon

G E R A R D O

 

Nació con la música en la sangre. Siempre supo que su pasión y vocación, vendría acompañada de notas, ritmos y compases. Cuando cumplió 11 años, inició la eterna relación con su guitarra. Esa que lo acompaña en su carrera, pero que también es su compañera en noches de nostalgia, de bohemia, de amor, amigos, celebraciones y penas.

 

Decidió que su modo de vida no podrí­a tener otro rumbo, por lo que estudió técnicas de canto, ensamble, guitarra, armoní­a, vocalización en conjuntos corales, con grandes maestros que lo han guiado en su camino.

 

Es sin duda, un perfeccionista de la música. Participando en distintos grupos, estilos y géneros, su recorrido se enriquece a cada paso. Su amor por lo que hace se refleja en cada nota, en cada arreglo, en cada interpretación. Trova, jazz, folk, boleros, todo se resume en sensibilidad, entrega, pasión, equilibrio.

 

La guitarra y el bajo, sus compañeros. Las canciones, sus herramientas. El amor por lo que hace, su motor.  Estos factores hacen de Gerardo una pieza única de interpretación y sentimiento, unido al conocimiento y técnica. Mezcla perfecta para que el escucharlo sea siempre un agasajo.

 

 

Marcela Heredia 

  • Facebook Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Google+ Social Icon
  • Icono social Instagram